“”

MANTENTE AL DÍA

BLOG

Economía Circular / 17.12.2019

De color a transparente, el salto hacia delante en reciclabilidad

De color a transparente, el salto hacia delante en reciclabilidad

Desde la Fundación PLASTIC SENSE aplaudimos la iniciativa de COCA COLA, que marcará un punto y aparte en el reciclado de envases de PET.

En línea con las directrices publicadas recientemente desde esta Fundación, la transparencia de la bandeja de PET, al igual que ocurre con las botellas, tampoco es ya una opción sino una necesidad para garantizar su reciclabilidad.

Siguiendo el ejemplo del gigante mundial de bebidas refrescantes, desde la Fundación PLASTIC SENSE instamos a aquellos envasadores y distribuidores del sector de la alimentación que todavía no lo hayan hecho a que implementen esta medida para las bandejas de PET.

¿Por qué la transparencia juega un papel clave en la reciclabilidad del PET?

Fuente: NIVAPLAST RECICLADOS

Los envases de PET resultan ideales para la industria alimentaria debido a su transparencia y alta resistencia; además, gracias a su ligereza logran que los recursos necesarios para fabricarlos y transportarlos sean reducidos y, como consecuencia, presentan una menor huella de carbono, en comparación con materiales más pesados.

Lo que termina de situar a los envases de PET en el top de envases sostenibles es su reciclabilidad: el PET es un material muy noble, de fácil procesabilidad y que permite que los envases sean fácilmente reciclables mediante técnicas y procesos de reciclado mecánico altamente optimizados, rentables y eficientes hoy en día. Para asegurar un 100% de reciclabilidad, basta cumplir con unos requisitos básicos de diseño, entre ellos que el PET utilizado sea transparente. Sólo así se garantiza que el circulo productivo se cierre, es decir, que residuos de envases, ya sean botellas o bandejas termoformadas, se transformen en nuevos envases.

La contaminación por color provoca una drástica disminución de las posibles aplicaciones del material reciclado, haciendo que el material pierda transparencia y gane opacidad, lo que limita que el consumidor pueda visualizar correctamente el alimento envasado sin distorsionarlo. Por este motivo, la eliminación del color es un punto crítico para la obtención de un PET reciclado de alta calidad en aplicaciones de contacto alimentario y es la razón por la que la industria demanda estos estándares de calidad para la obtención de un material transparente e incoloro que les permita destinar su producto a cualquier opción de envasado con garantías de cara a su funcionalidad y reciclabilidad.