CONOCE SUS VENTAJAS

LA BANDEJA DE PET

«Cada material tiene unas propiedades clave que lo hacen idóneo para su utilización»

ES UN ENVASE RECICLABLE

Las capas que componen el envase se separan y se reciclan los polímeros para su posterior incorporación en nuevas bandejas. Desde 2009, se han reciclado más de 65.000 toneladas.

ALARGA LA VIDA ÚTIL DE LOS ALIMENTOS

Gracias a las propiedades que le confieren las distintas capas, actuando como barrera a determinados gases, lo que permite conservar mejor y alargar la vida útil de los alimentos.

CONTIBUYE A DISMINUIR EMISIONES DE CO2

La ligereza de los envases permite reducir el consumo de combustible en el transporte de alimentos y optimizar su distribución.

ECODISEÑO

Dos criterios sencillos en el diseño de la bandeja plástica alimentaria para garantizar su RECICLABILIDAD son EVITAR EL COLOR y los ADHESIVOS NO RECICLABLES (por ejemplo el poliuretano)

LA BANDEJA

La bandeja de PET es un envase reciclable y que permite la incorporación de material reciclado en su fabricación. A esta gran ventaja medioambiental se le añaden otras adicionales derivadas de sus propiedades funcionales durante su etapa de uso (ligereza y conservación). La composición de la bandeja de PET varía en función del alimento envasado con el fin de conferirle las propiedades más adecuadas para su transporte y conservación pero, en todos los casos e independientemente del número de capas que tenga, el contenido en peso de PET oscila entre el 90% y el 100%.

LIGEREZA

El PET es una material muy ligero que permite envasar una elevada cantidad de producto utilizando poca cantidad de material. Esta propiedad permite que el impacto medioambiental en el transporte de los alimentos envasados se minimice. Con apenas 15 gr de PET es posible envasar 18 veces el peso de un alimento fresco. Esto se ha conseguido gracias a la evolución tecnológica en los procesos de ingeniería de fabricación de la lámina a partir de la cual se fabrica posteriormente la bandeja por termoformado.

CONSERVACIÓN

La bandeja de PET permite envasar con seguridad y protección los alimentos. Sus propiedades de alta barrera y su resistencia a la abrasión y a los ataques de los microorganismos permiten preservar con total seguridad los alimentos envasados para que mantengan sus propiedades nutricionales intactas. Con una bandeja de PET es posible extender el tiempo medio de conservación de un alimento fresco entre 50 (alimentos cocidos) y 90 días (alimentos secos) más que si el mismo alimento se adquiriese a granel y sin este tipo de envase para su conservación.

Lejos de consumir una elevada cantidad de recursos, el PET es un material que se caracteriza por haber conseguido un excelente equilibrio medioambiental en sus diferentes aplicaciones para envasado desde su etapa de fabricación, en la cual se ha optimizado la tecnología para minimizar el consumo energético, hasta su etapa de fin de vida, al tratarse de un material 100% reciclable.

La seguridad alimentaria es otro elemento clave que hace de la bandeja de PET el envase idóneo gracias al elevado nivel tecnológico alcanzado por las empresas en los procesos de fabricación y reciclado de PET en cumplimiento con el amplio marco legal europeo existente en esta materia.

PROCESO DE RECICLADO

1.

Molido del material para la obtención de escama.

2.

Proceso físico de deslaminación patentado

3.

Separación de PET y poliolefinas.

4.

Retirada de impurezas (escamas de PET color) mediante separador óptico.

5.

Control de calidad de todos los lotes.

6.

Productos finales, escama de PET (90%) de alta pureza y granza de PE (10%).

PRINCIPALES IMPEDIMENTOS PARA LA RECICLABILIDAD

1.

Utilizar adhesivo de Poliuretano (PU) entre las capas imposibilita el reciclado de la bandeja.

2.

La presencia de polímeros de densidad similar a la del PET (como PVC y PS), formando parte del propio envase o de la bala de bandejas, dificulta mucho su reciclado porque su separación es muy compleja.

3.

Utilizar material con color tanto en la base de la bandeja como en la tapa disminuye drásticamente el aprovechamiento de la bala y, no imposibilitando su reciclado, limita mucho la salida al mercado del producto reciclado y sus aplicaciones finales.

Principales directrices para garantizar la reciclabilidad

1.

Utilizar adhesivos basados en etil acrilato o adhesivos solubles en solución caustica.

2.

Utilizar materiales barrera de densidad menor al agua.

3.

Utilizar material transparente (sin color) en la base de la bandeja y, en la medida de lo posible, también en la tapa.

GUÍA DE DISEÑO PARA EL RECICLADO DE BANDEJA DE PET (PETCORE GUIDELINES)